No desayune huevos con bacon

cupcake-de-bacon-y-huevo

¿Usted desayuna huevos con bacon? ¿Merienda bocadillo de chistorra? ¿Le hinca el diente a un buen asado? Es usted cómplice de una catástrofe natural que nos va a sobrevenir. Y usted llorará cuando los medios le muestren la destrucción del planeta.

¿Usted le ha regalado a su hija una muñeca y a su hijo un coche de juguete? Es usted cómplice del heteropatriarcado y, no lo sabe, pero esa actitud le va a costar mucho a las mujeres, porque vamos a permanecer oprimidas por los siglos de los siglos. Y no me diga si su hijo plancha o no, lo de los juguetes es el principio del fin y su varoncito, por su apatía cómplice va a reproducir los esquemas de siempre y usted llorará cuando los medios le muestren el dolor que usted ha producido con su complicidad.

¿Usted cree que el machismo es una actitud despreciable, que existe, en unos sitios menos y más en otros, pero que es palpable, y que es un atraso considerar a alguien superior por su raza, sexo, coeficiente intelectual, y todas esas cosas que no nos hacen mejores ni peores, que no nos ganamos a pulso, que vienen “de fábrica”? ¿Cree usted que hay campo para mostrar una manera distinta de mirarse los hombres y las mujeres, sin negar lo que existe, pero sin abanderar el odio? ¿Cree que no hay que exagerar datos o aturdir a la gente con palabras demasiado grandilocuentes que no reflejan la realidad, pero sin embargo, que no hay que negar el maltrato, la terrible situación de muchas mujeres, tal vez no tan lejos, y está dispuesta a ponerse a ello?  Es usted cómplice de las feminazis excluyentes. Forma usted parte del marxismo intelectual y será vapuleada, menospreciada (por detrás, por delante aún no han osado), y usted llorará cuando vengan los malos a ponerle un burka.

¿Usted tiene un sentido del humor inadecuado, macarra, incorrecto, como el de Gurruchaga y la Orquesta Mondragón cuando cantaba “soy el hombre sin brazos del circo” o como el de Gabinete Caligari cuando cantaban al amor masoquista? Bueno, entonces su complicidad es máxima y merece usted el escarnio en redes sociales. Y usted llorará porque está permitido insultarle, llamarle terrorista, pedir el cese de sus actividades, la censura, y quién sabe si no llegaremos a mentar la celda de castigo.

¿Le espanta a usted ver niños que viven situaciones de guerra, sin mirar qué guerra, o de dónde son los niños, y se atreve a decirlo y a pedir que cesen las guerras, el uso de los niños como mercancía de la pena, el bombardeo de hospitales, etc? Es usted cómplice de los medios que difunden noticias falsas, es usted cómplice de la desaparición de países, es usted cómplice de la invasión por terroristas, y llorará cuando vea por televisión tal catástrofe.

¿Está usted mirando? También es cómplice. Cómplice y culpable. Llore, pida perdón, baje la cabeza y cállese.

(Como siempre hay alguien que no lo percibe,  noten que hay cierto sarcasmo en todo esto, pero también bastante realidad. Es un post dedicado a Carlota. Y para ella añado el video de Gabinete y el de la edificante balada de Siniestro Total “Ayatollah no me toques la pirola”, con Germán Coppini, que me ha parecido aún más incorrecto)

Nosotras decidimos, vosotros pagáis

No, no voy a entrar en el debate moral “aborto, sí/aborto, no”. Voy a entrar directamente con el debilitamiento de la mujer gracias a quienes supuestamente tratan de defender su libertad.

Leo en la web “Nosotras decidimos” que Sanidad va a cancelar el derecho al aborto libre y gratuito de extranjeras sin papeles, o irregulares. Se lamentan de que, a partir de ahora, las mujeres que quieran abortar en las primeras catorce semanas no podrán a menos que el médico lo precriba por problemas para la salud de la madre.

El mensaje es:

Fíjate, compañera, camarada, qué faena tan grande que las mujeres que vengan a España sin permiso de trabajo, etc., que no cotizan a la Seguridad Social, que no pagan impuestos… no van a poder abortar aunque ellas así lo decidan, pagándolo todos los españoles, da igual si tienen escrúpulos de conciencia.

Pero esas compañeras, camaradas de la lucha feminazi, no continúan:

Bueno, pues vamos a tener que recaudar fondos para pagar a estas mujeres que quieran abortar y no se lo paguen los españolitos.

Sino que simplemente gritan, protestan, señala y acusan.

Independientemente de si creo que no debería existir límite a la llegada de inmigrantes o sí; de si creo que la exigencia de permiso de trabajo genera un mercado negro de permisos de trabajo que esclaviza más al inmigrante o no, me parece que no se favorece en absoluto lo que modernamente se llama “empoderamiento” de la mujer.

¿Tú decides? Tú pagas. ¿No tienes dinero? Reclámalo a quienes como tú creen que estás en tu derecho de decidir. Quienes pretenden fumar no reclaman que se les costee el tabaco, solamente piden que se les permita fumar. Eso por tratarlo exclusivamente como un acto relacionado con la salud sin connotaciones morales. Porque si además entramos en la violencia estatal hacia quienes niegan que el aborto sea un derecho y menos gratuito, entonces no acabamos jamás

¿Eres feminista? ¿Crees que las mujeres y hombres somos iguales ante la ley? Yo también. Eso no implica que obligues a todos los ciudadanos a financiar tus decisiones, por más libre que seas. Tal vez de esa manera, las decisiones se pensarían más, o se tendría más cuidado.

Insto desde aquí a la plataforma “Nosotras decidimos” a que sean valientes y comprometidas que completen su slogan “Nosotras decidimos, nosotras pagamos“. Si es tan importante, seguro que habrá mucha gente dispuesta a aportar.