El padre de todos los podemitas eres tú.

  

– “¿Tú eres la del IJM que me quita votas con el partido libertario ese?”.

– “No. Yo soy la del IJM que te los quita promoviendo la abstención”.

Esas fueron las palabras que cruzamos Esperanza Aguirre y yo en una cena muy concurrida el lunes 28 de marzo. 

Hoy, entrevistada por Inda para OkDiario con motivo de la salida de su libro “Yo no me callo”, ha dicho que Zapatero es el padre de todos estos podemitas que se han colado en nuestras instituciones.

Hay que tener una memoria de pez y una lengua desafortunada para decir eso el día de la renuncia de Soria, ministro del PP, partido de “color Esperanza”. Si bien es verdad que ella no ha estado imputada directamente excepto por el tema de la fuga policial cuando aparcó en segunda fila en plena Gran Vía de Madrid, su entorno es un lodazal.

Desde la estación de AVE en Yebes (Guadalajara) “casualmente” en las propiedades de su tía y en el pueblo donde su marido y su familia tienen terrenos, pasando por el espionaje político endosado a Ignacio González, hasta el sonado Tamayazo, Esperanza se ha visto siempre en el ojo del huracán. Siempre ha declarado que se sentía “muy abochornada” por haber elegido gestores tan malos. Pero nunca se ha ido definitivamente. Es más. En medio de la legislatura, siendo presidente de la Comunidad de Madrid, dejó a sus votantes y a los madrileños con cara de bobos en manos de una persona que no había sido votada, Ignacio González.

Los escándalos que le salpican más recientes son dos (de momento).La trama Gürtel, en la que la Unidad de Auxilio Judicial decía en el informe presentado al juez que “de forma habitual el contrato se ha fraccionado en varios servicios por cuantías menores a 12.020 euros para eludir el concurso” y así facilitar la adjudicación a dedo. Y el caso Púnica todavía pendiente y que se refiere a la financiación ilegal del partido.

Eso en su micromundo. Pero recordemos que Esperanza pertenece a uno de los dos grandes partidos que nos han gobernado casi toda la democracia (excepto los años de UCD). Si hay alguien responsable del desgaste institucional, del hastío y desconfianza de la gente de bien, son ellos. Los unos y los otros. Los casos de corrupción desde González hasta hoy, sin dejar a uno solo, independientemente de si uno aplicó tal medida económica más liberal, o el otro también, o si éste mejoró la libertad civil o no, todos ellos han sido ejemplos de negligencia. Tanto en lo referente a la corrupción, como a la manipulación de las instituciones diseñadas para salvaguardar la propia democracia y el imperio de la ley (por ejemplo, repartiéndose los componentes del Consejo General del Poder Judicial sin rubor).

Así que, Esperanza, el padre de todos estos podemitas es ese hastío generado por partidos como el tuyo, tanto a nivel nacional como autonómico y local. Eso te convierte tal vez en madre del hartazgo y abuela de los podemitas.

7 thoughts on “El padre de todos los podemitas eres tú.

  1. Por favor, vigila la gramática de la siguiente frase: “Los casos de corrupción desde González hasta hoy, sin dejar a uno solo, independientemente de si uno aplicó tal medida económica más liberal, o el otro también, o si éste mejoró la libertad civil o no, todos ellos han sido negligentes en lo referente a la corrupción, a la manipulación de las instituciones diseñadas para salvaguardar la propia democracia y el imperio de la ley (por ejemplo, repartiéndose los componentes del Consejo General del Poder Judicial sin rubor).” Despojándola de las frases subordinadas, queda: “Los casos de corrupción han sido negligentes”.

  2. Querría saber qué opinión te merece Ayn Rand. Su pensamiento, la filosofía del objetivismo, su visión sobre un sistema puramente capitalista …
    Muchas gracias

  3. Pero ¿es todo esto una descripción objetiva de los hechos, la reflexión personal de alguien independiente… o es otra cosa?

    El título es pomposo, exagerado, melodramático… y eso le delata. También le delata su afirmación “Yo doy datos, me limito a hechos” que afirmaba en twitter y luego resuelve el tamayazo simplemente nombrándolo. Sin aportar ninguna prueba, dando por hecho la narrativa conspiranoica de que Esperanza Aguirre era la responsable del transfuguismo de aquellos dos –qué poderosa es Esperanza, ¿eh?-, y despreciando los hechos admitidos, por ejemplo, por el mismísimo José Luis Balbás, presidente de la Federación Socialista Madrileña en la época.

    La estigmatización del rival es la principal estrategia de comunicación política de la era de posmoderna. La estigmatización que está padeciendo Esperanza Aguirre es brutal. Todos los medios de comunicación están actuando de forma unánime y coordinada contra ella (hoy mismo la portada de El Economista no puede evitar la manipulación para que la peña asocie a Esperanza con la corrupción)

    Y todos lo sabemos, el designado en clase como saco de las leches no tiene ninguna posibilidad, porque nadie, por puro instinto que luego se racionaliza y se disfraza de otra cosa, está dispuesto a arriesgar su sociabilidad, su pertenencia al grupo mayoritario por defenderle. Y en Apaña la sociabilidad la controla la izquierda, porque son los que controlan la religión, el relato trascendente del que el cardumen se cree parte.

    Además, el apañol actúa como lo que ellos mismos llaman “un buen toro”, un bicho previsible que siempre entra al trapo. Noble llaman a este comportamiento teledirigido por quienes crean los trapos, Wyoming, Évole, Ferraras, los mejores pagados del sistema de pertenencia tribal. Ellos son los encargados de estigmatizar, fabrican la mala reputación y señalan como chivos a sus rivales para mantener el sistema de odio lubricado. Como el tribalismo innato del apañol necesita del odio para socializar – es su forma natural de encontrarse, siempre en el odio a un tercero -, el resto es coser y cantar.

    Es una pena, porque Esperanza era la única posibilidad para recortar el feudalismo funcionarial que padecemos, que con sus impuestos impide la supervivencia y la creación de empresas no dependientes del BOE, y que convierte a los ciudadanos en agradecidos siervos de la gleba, penoso sus comportamientos a diario. Ella tal vez sea la única – y su sucesor, que yo sepa-, que ha demostrado ser capaz de hacer el harakiri al sector público desde la política.

    Pero daba igual, porque la sociabilidad convenientemente activada desde los medios es letal en un país tan colectivista. Cuando los zombis te señalan no queda otra que correr. Y hasta sus votantes han caído en la trampa de los mecanismos sociales que han puesto en marcha contra ella y que posteriormente se ocultan bajo opiniones aparentemente racionales. La Apaña gregaria en estado puro.

    Incluso el “intelectual liberal” no puede evitar sumarse con su collejita cuando los poderosos le señalan una buena estigmatización. Como el prota de La Lengua de las Mariposas, sabe que la pedrada al “hereje” le salva. Hasta los liberales en Apaña son tribales, incluso existe un libro que se llama así “Tribus liberales”. Y en twitter se comportan –era de esperar- fieles a las psicología tribal, anteponiendo la fidelidad al miembro del grupo al criterio personal. Cosas de Apaña.

    Pero lo peor, con mucho, fue aquel alarde innecesario en twitter: “y yo se lo digo a la cara, mirándola a los ojos”. ¡A sus años! Pero ¿cómo puede ser tan insegura como para querer extraer de un linchamiento su dosis de adulación?

    Hay algo entre deshonesto y ridículo en ese empeño en apuntarse al linchamiento de la persona más estigmatizada por el poder. Ese insinuar que al gordito de gafas al que todos humillan en el recreo te ha robado el lápiz para justificar su cobardía, su complicidad, su miedo. O ese querer darle una colleja simbólica al judío camino del horno y argumentarla “Qué avaros son los judíos” a lo Godwin.

    En fin, ¿está vd. segura de que su escrito es racional o instintivo? Ya sabe, no responda, o siga las reglas del trolleo posmoderno: la mejor forma de contestar es una frasecita corta y denigrante.

    Siga bien.

  4. No entrando en la conclusión del artículo (PP y PSOE son los padres de Podemos) quería hacer dos precisiones. Primero, ellos son los padres de que haya un movimiento populista por culpa de la corrupción y de la negligencia; pero de que ese movimiento populista sea estatista la culpa no es de la corrupción, sino que ninguno de los dos partidos tiene ninguna fe en la libertad. Y segundo, dejemos de caer (al menos los liberales) en ese engaño de los partidos de que “dejó a sus votantes y a los madrileños con cara de bobos en manos de una persona que no había sido votada”; a las elecciones se presentan partidos mediante una lista de candidatos (que sea abierta o cerrada es irrelevante si es una lista) y pretender que la legitimidad cae en la cabecera de lista solo oculta el control férreo que tienen los partidos sobre el sistema político y puede terminar en la aceptación de barbaridades como “que gobierne la lista más votada”, para terminar de dar el poder absoluto a los partidos por encima de las personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s