Al fondo a la derecha

Un día, la mayoría de los españoles, hartos de las mentiras de un gobierno inepto, decidieron daros una oportunidad. La herencia económica era mala, pero ya lo sabíais. Vuestro candidato ha estado ocho años perdiendo frente al partido socialista esperando el momento. Aunque solamente fuera por matar el aburrimiento, deberíais tenerles pillado el punto. Y eso es lo que parecía en el año 2009 cuando Rajoy espetaba a Zapatero «El mayor problema de la crisis económica es usted«.

También es cierto que el entorno económico europeo no acompañaba. Pero también lo sabíais. El propio Rajoy se mostraba verdaderamente preocupado por la credibilidad frente a nuestros socios europeos respecto a la capacidad española de pagar la deuda soberana el pasado mes de octubre, un mes antes de ganar las elecciones.

Y bien. Han pasado ocho meses, casi un embarazo completo. Y vuestras aptitudes para resolver los problemas económicos, financieros y sociales de España se han revelado insuficientes.

Os concedo los beneficios que queráis: fue de buena fe, os encantaría que hubiera servido de algo, pensásteis que vuestra idea era la salvación, lo hacíais por el bien de España… Lo que os parezca. Pero, queridos, es el momento de recoger la sombrilla, la nevera y levantar el campamento. Y pelillos a la mar. Nos damos la mano y hasta luego cocodrilo. Visto lo visto, no hay nada más que podáis hacer. Cuidáos y sed felices.

No olvidéis cerrar la puerta al salir.

Matrimonio: sin privilegios y para todos.

Llega el siglo XXI y aquí seguimos decidiendo qué deben hacer los demás. Por más que le doy vueltas al tema sigo sin entender qué le importa a nadie si me caso, no me caso , con quien y cuántas veces. Por supuesto hablo del matrimonio civil. Para temas religiosos, que hablen los expertos de cada religión.
Las razones etimológicas son tan débiles y la vida tan corta que ni me detengo. El argumento de que el matrimonio homosexual acaba con la familia tradicional me atrae más. La familia tradicional ha evolucionado. Afortunadamente. Las mujeres ya no necesitamos el aval masculino para abrir una cuenta corriente. Y podemoa divorciarnos. Los  hombres ya no tienen que mantener a la esposa torturadora , que de todo hay. La familia tradicional… Que ha conformado esa aociedad tradicional que ya no existe más.
El matrimonio civil no me gusta: otorga privilegios a una parte de la población. Y yo soy de las de igualdad ante la ley. En toda la extensión del término. Que los homosexuales se casen no es lo escandaloso. Lo escandaloso es que no puedan elegir hacerlo. Y adoptar. Por la misma razón que una mujer soltera puede hacer feliz a un niño y se sale de la norma, los gays también deberían poder formar una familoa. Diferente a la tradicional pero no por ello menos familia.
O todos o ninguno. Eso es igualdad ante la ley. Y soy #muyfan.