Los frutos de la ignorancia

Los acontecimientos internacionales que estamos viviendo desde que comenzó el año tienen una lectura paralela; una interpretación que nos permite aprender una lección que no por repetida es todo lo recordada que debería. Y esta lección es lo osada que es la ignorancia.

La mayoría de los occidentales de a pié nos dejamos mecer por las noticias (normalmente marinadas previamente en prejuicios, hipocresía y conveniencia) y ejercemos de amplificadores y difusores gratuitos al servicio de quienes sacan partido de nuestra ceguera. Póngale usted el nombre que quiera. Para unos es el gobierno, para otros los especuladores, y para los de más allá “los de siempre”.

Lo cierto es que hay revueltas en algunos países islámicos, ha habido un terremoto con tsunami y riesgo nuclear en Japón, y aquí todos estamos asombrados por el silencio y la dignidad japoneses, todos sabemos que no sabemos nada de Túnez, Egipto, Libia… Yemen, Bahrein… (¿el siguiente?)… pero todos opinamos de todo.

Lo que más me subleva es que en todos los casos se percibe en el ambiente ese gesto prepotente tan característico y tan arraigado en las entrañas de Occidente que ni lo vemos. En especial en lo que se refiere a las revueltas. Y ahora me duele más por la crisis libia.

Como por arte de magia los occidentales de todos los partidos nos sentimos en la obligación moral de liberar a los masacrados y llevar la democracia. Pero un análisis neto de demagogias me lleva a preguntarme (a mí y a otros, lo sé) ¿quiénes son los rebeldes libios? Claro, población civil. Ya, pero ¿quiénes?¿señoras que van al mercado, estudiantes, agricultores y demás ciudadanos de a pie? ¿o son rebeldes armados, lo que se conoce como “guerrillas” y el grueso de la población simplemente mira? Porque el tirano lo era antes y ahora, porque presidentes que maten a su pueblo los hay en otros sitios también, me refiero a Chávez y a Castro.¿Qué tiene la situación en Libia que sea merecedora de una coalición militar aliada?

Y salvando esas dudas acerca de los rebeldes libios ¿qué autoridad moral tenemos los occidentales para exportar nuestro sistema democrático a otros países? ¿Saben los libios de qué va la cosa? Cuando se vaya Gadafi ¿qué? ¿hay líderes democráticos? ¿de verdad?

Que Berlusconi, Zapatero e incluso el emir de Qatar envíen tropas o pongan sus infraestructuras al servicio de una coalición que va a implantar la democracia en Libia es un contrasentido. Es una idea absurda que me haría reír si no fuera porque se financia con el sudor de mi frente.

Cuando vuelvo a casa y en las pantallas del Metro cuentan lo que ha pasado hoy y al final del día reviso los TL (twitlines) y leo determinadas cosas, huelo la confusión, la estupidez, la osadía y, por ende, la ignorancia. Con lo fácil que es decir no sé.

Anuncios

16 thoughts on “Los frutos de la ignorancia

  1. La democracia está considerada el mal menor, concepto filosófico bien traído…Abanderados de esta razón y sedientos de petróleo, negando lo supercéntrico (permíteme hacerte reir con lo nuclear…), sólo faltaba que todo se supiese en el mundo…La información ya no tendría precio y no sustentaría el poder…Ah, por cierto, el canal del metro tendría una “montonera” de noticias!!!!!!!!

  2. El problema es que el conocimiento (o pre-conocimiento) de los agentes, actores y causas de esas bellaquerías democrateras nos ubica tras la línea de los cómplices, porque, más allá de nuestro cacareo, no podemos (ni querremos) aportar acciones eficaces para la solución de los problemas.

  3. Yo tengo claro que los que han participado, y los que no lo han hecho como Alemania, siguen intereses particulares unidos por finos lazos.

    Que se cuiden los libios, los unos y los otros, del fuego amigo y de los daños colaterales.

    Un abrazo

  4. No me he cansado de defender una intervención en DEFENSA de los civiles que la habían solicitado. Lo de IMPONER un determinado sistema político ya es otro cantar. No estamos para eso.
    Con el paso de los días han ido en aumento las dudas sobre quienes son y qué pretenden los “rebeldes”. Ni idea.
    Dudas… y más dudas….

  5. Es fácil decir “no sé” pero parece que para muchos es más fácil pretender que “sí sé y doy lecciones a los demás”. Desde hace un mes veo infinidad de expertos en el mundo árabe que sólo han pisado países árabes en tours turísticos programados y que, al no saber árabe, sólo tienen acceso a las noticias en inglés. Sin embargo otros callamos porque no sabemos nada ya que como dice el proverbio árabe: “no hables si no estás seguro de que lo que vas a decir es más bello que el silencio”. A todos nos ha pillado esto (y lo que vendrá) en fuera de juego. Era impensable. Muchos dan lecciones y hacen predicciones, pero lo más prudente es callar. En fin.

  6. Por más que pienso, no consigo encontrar una explicación racional a lo que está haciendo la “comunidad internacional” en Libia. En mi opinión, se redimió a Gadafi para que invirtiera su pasta en Europa y diversificar el suministro de petróleo después de las trifulcas entre Rusia y Ucrania. Cuando empezaron las protestas, nuestros incompetentes gobernantes-empresarios-“periodistas”, dieron por ello sin ningún fundamento que Gadafi iba a durar una siesta y se pusieron a favor de los “rebeldes”. Vendieron la piel del oso antes de cazarlo y, como ya habían quedado fatal con él e iba a ser muy difícil recomponer los negocios y se iba a ir con los chinos y los rusos, no se les ha ocurrido otra cosa que atacxarlo militarmente después de una campaña propagandística para calentar a la opinión pública.

    Me parece un grado de irresponsabilidad tan supino que me dan ganas de irme al pueblo a plantar patatas.

  7. “Porque el tirano lo era antes y ahora, porque presidentes que maten a su pueblo los hay en otros sitios también, me refiero a Chávez y a Castro.”

    Anda que te has lucido con este comentario. Echa por tierra todo el post, que no va descaminado. Lástima.

      1. Y esa hipocresía lleva a esas increibles comparaciones, ya sabes: Irak no es Libia, Castro no es Gadafi, Pinochet era mejor que Castro o viceversa, Obama no es Bush, en fin… ya sabes.

  8. El deber moral con la prestación de auxilio, no es discutible. Sí lo es justificar la inmoralidad provocando las causas de una intervención bajo afiche de salvación, con intenciones muy diferentes o contrarias a las humanitarias, jugando un papel fundamental la catadura moral de los individuos a los que se les asigna o los que se arrogan, la misión de “salvamento”.

    Es contradictorio y bochornoso que la ONU de patente de corso a una alianza en la que cabe un corrupto violador de los DD.HH como es ZP, para agredir militar y ‘legalmente’ a otro corrupto violador de los DD.HH, como es Gadafi, legitimando a un marginado de la Justicia, como juez y verdugo para ajusticiar a otro marginado de la misma Justicia, aunque sea salvando una distancia considerable, hasta el momento, entre ambos desechos políticos. Debe ser por eso de que para la ONU solo son merecedores de duros correctivos, aquellos que pueden permitirse pagarlo a precio de crudo. Véanse los casos de Iraq y Libia, en contraposición con Cuba, China o Birmania, donde el único requisito necesario para ser ejecutado, es estar vivo.

  9. Guerra mala, fea y cara.
    Hay guerras chapuceras, peleas de borrachos egocéntricos, que se originan en la bragueta. Suelen comenzarlas un par de descerebrados y pueden acabar convirtiéndose en algaradas sangrientas. Son las más peligrosas y la de Libia es una de estas guerras.

    Una guerra apresurada, originada en la bragueta de le petit prince, sin liderazgo, sin objetivos y con pocos borrachos en el campo de batalla. Por más que se empeñen los progres, a esta guerra justa solo se han apuntado quince borrachos, frente a los cuarenta que participaron en aquella injusta invasión de Irak.

  10. Este comentario era para http://www.jotaviz.com/ pero algo falla.
    No parece el mejor sistema sanitario del mundo, la verdad.

    “Nuestro sistema posee la fortaleza de contar con trabajadores, que son fruto de la
    generosa obra de la Revolución, con una elevada conciencia política y
    revolucionaria, cultivada durante estos 52 años de duro batallar, en medio de
    agresiones, escaseces y limitaciones, en el propósito irrenunciable de hacer de
    nuestra medicina una potencia mundial, la más humana y solidaria que ha
    existido, para orgullo de todos los cubanos.
    Es una realidad insoslayable que Cuba es el único país del mundo, en el cual los
    sueños se convierten en realizaciones concretas, bajo la dirección del Partido, con
    el apoyo de la inmensa mayoría de nuestro heroico pueblo y el hilo conductor de
    nuestros líderes históricos”
    .

    Ánimo, un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s