De Dragones y mazmorras

 

Esta semana Fernando Sánchez Dragó se ha encontrado con una bomba fétida en su patio. Después de siete semanas en la calle (casi dos meses), agotada la primera edición y en marcha la segunda, hay “rasgada de vestiduras” general por un pasaje de lo que se supone o se dice que es una autobiografía. En realidad es una conversación entre Dragó y Boadella acerca de los más diversos temas: política, toros, sexo, drogas…

Ni los editores, ni el co-autor, ni los entrevistadores de radios y televisiones, ni los lectores… nadie ha protestado hasta que alguien ha señalado con el dedo y gritado “¡Que le corten la cabeza!”. El tema es muy delicado: la pederastia. El punto negro, el verbo trajinar, que algunos interpretan como trajinar cuando Dragó solamente quiere decir trajinar. Es cierto que Dragó deja entrevelado si se acostó o no con dos niñas de trece años. ¿Se las trajinó? No, solamente ligó con ellas, es decir… se las trajinó. De ahí a pedir su expulsión de Telemadrid solamente va una semana de frenética actividad en los medios (lo de Twitter ha sido agotador).

Antes de entrar en materia, un detallito. Para quienes acusan a Dragó de conservador (eso es de carcajada) y de derechas, que sepa que este personaje estuvo siete meses en la cárcel y siete años en el exilio por antifranquista. Siete años exiliado son muchos años, oiga, un respeto. Esos rojos de tres al cuarto con ropa de marca que solamente buscan medrar para seguir siendo unos burgueses molones y guruses de Pacotilla 2.0 que se lo piensen un rato antes de levantar un muerto a Dragó. Y los otros que se lo piensen también.

Pero volviendo al tema: la pederastia. Acostarse con una niña de trece años me parece una salvajada. Y eso que no es delito. Con una de catorce también. Con una de doce también. ¿Con una de quince? También.  Es decir, una niña de quince se acuesta con un chaval de dieciocho y no pasa nada y lo entiendo… pero tampoco pasa nada si se trata de un señor de cuarenta que la manipula. Lo único importante es el año de nacimiento que consta en el carnet. Y si la ley dice que a partir de trece no es delito, no lo es. ¿Quiere decir que está bien? NO, pero no es delito.

Y esto nos lleva al tema de las edades legales, que todo el mundo entiende, excepto si se trata del aborto. Trece para el sexo, dieciséis para abortar, dieciocho para votar. Trece para acostarse con alguien voluntariamente pero si cometes un delito brutal como el Sandra Palo o cualquier otro y eres menor te tratan de manera diferente… eres menor de edad. Algo no me cuadra.

¿Y si lo que haces es escribir sobre pederastia? ¿sobre lolitas? ¿sobre violaciones? ¿sobre asesinatos? ¿mafias? ¿eres culpable de esos delitos por recrearlos con mayor o menor exactitud?

Si Dragó tuviera reputación, sería irreparable el daño. Pero por lo que sé de él no la tiene, excepto de hacer lo que le viene en gana y de transgredir concienzudamente, lo demás yo creo que no le importa, solamente tiene un currículo y unos libros publicados y vendidos como aval. Si no le gusta, no le vea, no le lea…

Como dice él “Y ahora, sin literatura, sin hipérbole, sin tropos, sin adornos de narrador, la anécdota…” y después de contar el inocente episodio de 1967 (o sea, de serlo, sería un rojo pederasta) acaba:

Una vez dicho todo esto, y para zanjar el estúpido debate abierto por la maledicencia, la hipocresía, el sectarismo y el sensacionalismo en torno a una nimiedad, añado, de corazón, que, si a alguien que no sea un chacal, sino una persona decente, ha ofendido mi comentario, le brindo mis disculpas -los escritores, eso es cierto, tenemos la lengua muy larga- y le pido perdón.

¿Cómo no voy a hacerlo si mil veces he dicho y he escrito, en nombre de Buda, de Jesús y de tantos otros, y de mí mismo, que eso, el perdón, honra no sólo a quien lo da, sino también a quien lo recibe?

Juro, además, por mi honor, y por si alguien lo considerase necesario, que nunca, en ningún lugar, fuera de los juegos de mi infancia, he tenido trato erótico de ningún tipo con personas menores de edad.

Lo que, en cambio, no puedo decir es mea culpa, porque ni la hubo ni yo, en consecuencia, me siento culpable.

Y ya está en cada cual creerle o no. Yo le creo.

 

Anuncios

8 thoughts on “De Dragones y mazmorras

  1. Pues que no alardee.

    Yo tampoco me he acostado jamás con menores … Ni me he jactado de ello.

    No pido prisión, de eso se encargan los jueces. Pido desprecio. El mismo desprecio que muestra él parapetado tras la cantinela de la ‘incorrección política’ hacia un drama que tiene muy poco de broma.

    Quería provocar, y lo ha conseguido. Que apechugue con las consecuencias de su incontinencia; sea esta sexual, o verbal.

    Saludos

    ps.- y que sea rojo, verde o morado, me la trae al pairo. Ese si que es un debate estúpido.

  2. Estoy de acuerdo contigo. Lo que pasa es que Dragó siempre ha sido mucho Dragó. Creo que puede haber gente en los medios de comunicación que le tiene muchas ganas precisamente porque siempre ha dicho, hecho y escrito lo que le ha dado la realísima gana, además que lo expresa de una manera muy contundente y eso no gusta nada. Lo que me pregunto es por qué precisamente ahora con la de recorrido que tiene.

  3. Que le rebanen el pescuezo a Dragó y de paso que se lo rebanen también al Sr. alcalde de Valladolid.

    A Dragó por escribir porquerías, haciendo la competencia a la EpC y a la consejera de ducación catalana, incluidos sus cómics de pederastia “educativa”; y al Sr. Alcalde por preguntarse porqué los contribuyentes, les pagamos tantos sueldos y privilegios a una señora que no contrapresta con absolutamente nada, siendo evidente, sabido y conocido, su absoluta inutilidad política para todo cargo público que ostente. Algo debe hacer bien o muy bien, para ser tan bien remunerada,encumbrada y reconocida, pero aunque no nos importe qué sea ese algo, si sabemos que no es por méritos políticos que es por lo que le pagamos. Por tanto debemos ser informados de a cuenta de qué maravillas ocultas, personales o privadas, es malversado nuestro erario, y quienes y en que ‘especias’ se benefician de lo que los demás ignoramos, pagamos y no nos beneficiamos. En su defecto tenemos derecho a sospechar, especualar y hasta sugerir maliciosamente, tal cual hizo legítimamente el Ilustrísimo Sr. Alcalde Presidente del Consistorio Vallisoletano, al que me sumo en sus ‘ironías’, importándome un bledo sus rasgados de vestidos y sus entremeses machistas y otras historias de parecer. Una cosa es ser machista y otra bien distinta es no ser un gilipollas y no tragarse modosamente el tocomocho de la Pajín, como nos hemos tragado el de la Bibiana s’Aido.

    Sánchez Dragó, Pérez-Reverte, el Alcalde y la de los morritos, les suministran algo de aire a la cloaca-cubil de la ya desharrapada banda pesoe y a los compadreos con sus colegas nazis, sirviendo de anteojeras al personal en masa, mientras ellos “trajinan” con los asesinos vascos y cuelan sus leyes criminales, incurriendo en delitos mucho más graves que escribir presuntas guarradas, o por presuponérselas a la morritos, como únicos méritos creibles una vez despejados todos los demás posibles, por eliminación.

    El juego sucio y repugnante de siempre, con el que suelen rentabilizar la porquería de unos y los sentimientos de otros, redirigiendo las ganancias obtenidas de ambos, hacia sus dornajos.

  4. “Cuando una niña de cinco años comienza a desnudarte es fantástico, es fantástico”

    Daniel Cohn-Bendit, leader de los Verdes en el Parlamento Europeo, en “Apostrophes”, un programa literario muy conocido en la televisión francesa, en 1982

  5. Dejando a un lado a Dragó, que aburre, sí es importante, y me gusta como lo planteas, lo de las edades legales. Y también las preguntas que haces en el párrafo siguiente. Sobre todo por que la última da en el clavo de otro de los escándalos de los últimos tiempos: A Serbian Film.

    Las corriente de opinión (¿?) parecen unánimes, a pesar de
    no haber visto la película. Yo no la veré, pero si tengo mi opinión sobre la
    hipocresía reinante. Como tengo mi opinión sobre que una niña de 13 años, y
    menos, pueda ser obligada a casarse, y eso ocurre en muchos sitios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s