Going underground

El recién estrenado 2010 ha comenzado mal para Grecia. Los 27 ministros que componen el ECOFIN han decidido amonestar a este país por la mala calidad de sus estadísticas y se va a analizar si es creíble el plan que el gobierno de Atenas ha presentado a la Unión Europea con el objetivo de reducir el déficit público desde un 12,7% en 2009 hasta un 2,8% en 2012. Lo llamativo no es tanto el hecho en sí como que la reunión estará presidida por la Vicepresidenta segunda del gobierno español y Ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado.
Es aún más paradójico porque se produce la misma semana en la que la señora Salgado rectifica al Ministro Corbacho respecto al tamaño de la economía sumergida en España. Según el Ministro de Trabajo la economía invisible asciende a un 20% en nuestro país. Según La Ministra Salgado y su segundo de a bordo, Campa, la economía sumergida (underground economy) no se puede medir, esa cifra no es una medición científica.
Para no echar más leña al fuego, Corbacho hace un quiebro y asintiendo con la cabeza, niega con el corazón: “no hay ningún dato científico ni estadístico de medición de un hecho que es evidente que por el hecho de ser sumergido no se puede medir”. Y asegura que, efectivamente, ninguna instancia gubernamental mide la economía sumergida y que sus cifras provienen de organismos internacionales cuya fiabilidad queda supeditada al sentido común de cada cual. Que la economía informal es un hecho evidente lo demuestra el que la recaudación por IVA haya caído un 30% en noviembre, mientras que el consumo de los hogares solamente ha disminuido en un 6% y el PIB en un 4%. Que es relevante lo demuestra que los datos de Corbacho se quedan cortos ante la cifra aportada por un informe de los técnicos del propio Ministerio de Trabajo que consideran que la economía sumergida en España ronda el 25% del PIB. Que el gobierno del PSOE lo sabe también es evidente si echamos mano de la hemeroteca y recordamos la brasa que le dieron a Aznar con este tema.
La economía informal está mal vista por los gobiernos porque supone creación de riqueza de la que no pueden extraer un duro. Pero para quien habita en esa zona gris es la salida a la presión recaudatoria de los gobiernos. Quienes pagamos parte de la riqueza que generamos con nuestro esfuerzo al gobierno nos tiramos de los pelos porque financiamos bienes y servicios a quienes no tributan pero cobran por su trabajo. Sin embargo, la cosa no queda ahí. Piénsese en Cuba o en Venezuela. El mercado negro es la única posibilidad que tiene la población de esquivar al tirano. Pero volviendo a España, cuando se destruyen en un año cerca de 70.000 PYMES y la capacidad de generar empleo es tan baja porque el gobierno prefiere subvencionar a sus clientes electorales a meterse en faena, es normal que la actividad económica por debajo de cuerda aumente sustancialmente. En muchos casos (aunque no en todos) es cuestión de supervivencia.
Pero el tema de las mediciones tiene un calado mayor. Que Elena Salgado se atreva a decir qué mediciones son científicas y cuáles no tiene guasa. Es Vicepresidenta Segunda y sucesora de un Ministro de Economía del gobierno europeo que ha mentido acerca de la crisis para evitar tener que tomar medidas impopulares y asegurarse las elecciones, que ha maquillado los datos del paro para no reconocer el agujero negro que arruina la recuperación y así no tener que enfrentarse a la dolorosa reforma del mercado laboral… eso respecto a las mentiras económicas, si entramos en mentiras de otro tipo, ya más que guasa, tiene delito la cosa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s