Todos los hombres y todas las mujeres

Siempre es un error generalizar, aunque seguimos haciéndolo aunque sólo sea por ahorrar tiempo y energía en especificar y también, taal vez, por falta de costumbre. Creo que hay algo de catárquico en frases como “Todos los hombres son iguales” o “Todas las mujeres son iguales” cuando te sientes herido. El caso es que todos somos muy diferentes si analizamos uno a uno, pero a otro nivel somos bastante parecidos (comemos, andamos en dos piernas, amamos (el que sepa y se deje), respiramos, tenemos necesidades similares, compartimos información genética…). Con lo fácil que es cambiar TODOS por ALGUNOS.

No he escrito nada del hombre encarcelado preventivamente (como si la privación de libertad preventiva fuera menos privación) por acusaciones de maltrato a su mujer que ahora se sabe que son mentira. Hay que añadir la prohibición de ver al hijo de ambos, que es otra condena extra, también basada en acusaciones falsas. Ahora que veo a esa mujer, loca o simplemente mala, llorar ante la cámara asegurando lo mal que se pasa siendo una mujer matratada y el infierno que ha pasado, sabiendo que todo es falso, se me revuelve el estómago y me planteo cuántas películas con subvención se van a hacer, con la colaboración y apoyo de alguna cadena de televisión, el instituto de la mujer de turno o del Ministerio de Justicia, al menos.

Pero no puedo callarme al leer las declaraciones de un hombre, el médico forense Miguel Lorente, con puesto oficial, delegado del gobierno para la violencia de género y la igualdad (todo minúsculas, no merece más), que dice que en realidad no se ha demostrado que sea todo falso, que esto son casos aislados, y que si esto es así, cómo es que el injustamente encarcelado, la víctima, no ha denunciado inmediatamente a la mujer mentirosa. Y a ver quién no ve el paralelismo con barbaridades (convenientemente publicitadas, denunciadas, señaladas) como “Es que llevaba la falda muy corta”, “Algo habría hecho”, “Si es que lo están pidiendo”, “Si le ha zurrado que lo denuncie y si no que se calle”… y cosas así. La víctima miente, es culpable, lo merece… la misma salvajada pero aplicada de hombre a hombre.
¿Cómo se sabe que estos casos de denuncia falsa son mínimos si los hombres ni lo cuentan, simplemente lo padecen? ¿quién restituirá lo perdido a este hombre? ¿vamos a ver en la cárcel a esa mujer?

Pero este dislate va a más y dice la noticia:
En su opinión, supone “jugar con la noticia de una posible denuncia falsa en el sentido de que la ley desprotege a los hombres, lo cual es también una interpretación inadecuada porque la ley integral no va contra los hombres, sino que actúa en los casos en que los hombres maltratan”.

¿Jugar con la noticia? ¿y qué ha pasado durante todo este tiempo en el que los medios de comunicación han jugado con noticias de maltrato, violencia de género? ¿y los juegos ministeriales? Efectivamente, LA LEY DESPROTEGE A LOS HOMBRES Y LES SITÚA EN UN RANGO INFERIOR, YA NO SON IGUALES ANTE LA LEY… y eso es algo intolerable, que hay que denunciar sin tregua, y quien vote al partido político que lo apoya, es cómplice. ¿Dónde están los partidos políticos para exigir que estas situaciones no se repitan?¿asociaciones de jueces?¿plataformas de todos los colores?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s