Sofismas del siglo XXI: ¿El futuro de tus hijos está en tus manos?

Eso es lo que afirma el anuncio de una academia para aprender inglés. El argumento es el más seguro: consigue que los padres se sientan culpables. Si el futuro de sus hijos está en sus manos ¿qué no sería usted capaz de hacer para asegurarles el menor dolor, el mayor éxito, la mejor vida? Así que ¿va a negarles que dominen el inglés? Nadie en su sano juicio lo haría.

Sin embargo, la falacia es de tamaño descomunal. Señores padres, tranquilos, EL FUTURO DE SUS HIJOS NO ESTÁ EN SUS MANOS. Ni las decisiones de las que depende el futuro de sus hijos. Usted puede enseñarles a asumir responsabilidades, a agarrarse a unos principios, a tomar decisiones en un entorno de incertidumbre, y sobre todo puede darles todo el cariño del que sea capaz incondicionalmente, y no olvide asegurarse de que los hijos lo perciben… pero no puede decidir por ellos. Puede pagarles cientos de academias donde aprenderán habilidades que luego utilizarán o decidirán no utilizar jamás.

Pero yendo aún más allá…¿mi futuro está en mis manos? Relativamente. Está en mis manos mantener una actitud para saber afrontar hechos que van a sobrevenirme sin mi consentimiento, sin haberlos elegido muchas veces. De acuerdo, los actos de cada cual generan sus consecuencias. Pero uno no elige a sus padres, ni las enfermedades, ni las desgracias, ni las pérdidas de familiares y amigos. Así que yo no afirmaría que uno controla su futuro. Nadie tiene el futuro en sus manos, ni el de los hijos, ni el de uno, ni el de nadie: la vida es impredecible, y de ahí que las ciencias del hombre también lo sean.

Dicen que la felicidad es una actitud, y que la sabiduría también. En ese sentido, puede usted practicar (como un deportista en competición) para desarrollar las virtudes y habilidades que le ayuden amantener esas actitudes: el esfuerzo, la templanza, el pensamiento alternativo, la ilusión, la perseverancia, la coherencia… Y ese será el mejor aprendizaje para que sus hijos elijan lo mejor para ellos mismos: el ejemplo vital.

A partir de la falacia según la cual el futuro puede estar en manos de “alguien” se desarrolla exitosamente la doctrina planificadora de la socialdemocracia, cuyos líderes están ahora mismo en Washington decidiendo el futuro del nuevo sistema económico mercantilista (no, no se dejen engañar, NO ES CAPITALISMO). Porque… el futuro está en sus manos.

Este post se lo dedico a Luisfi, de la Universidad Francisco Marroquín, quien nos trató con tanta hospitalidad y que me hizo la primera entrevista de mi vida, y para ello, eligió el tema de mi artículo del IJM “Sofismas del siglo XXI“. Esa elección me hizo reflexionar y reconsiderar muchas cosas. El blog de Luisfi, Carpe Diem, es de los más leídos en Guatemala, ¡y con razón!
Se lo recomiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s