Una de primarias con salsa americana

Nunca lo he confesado, pero a mí los norteamericanos de los States me dan una envidia incurable.

¡Qué país! Cuando vienen a congresos se diferencian del resto porque van vestidos como si vestirse consistiera nada más que en vestirse. ¿No es como para envidiarles?

Los que he tenido la oportunidad de conocer siempre me han recomendado que coja el botijo y me mude a un Estado adecuado a mi manera de vivir. New Hampshire y el Free State Project sería una opción si no fuera porque en ambientes muy fríos me mustio. Una estancia en Auburn para aprender economía austriaca (aunque cada vez más soy partidaria de la economía suecada, y si no saben lo que es, vayan a ver Rebobine, por favor [Be kind to rewind, please], consejo leído en la Galaxia)

En estos momentos aciagos (inevitable recordar a Les Luthiers y el romance de María Blessing… “asiago”, así hago algo…) lo que más envidia me da son esas primarias eternas en las que están embarcados desde hace tanto. En parte me recuerdan a concursos como Humor Amarillo, en los que los candidatos que con más acierto hagan el ridículo son los finalistas. Y eso que aún no se elige presidente… solamente estamos en los candidatos. En este caso, McCain se ha quedado solo y aprovecha el tiempo mientras Hillary y Barak se despellejan y se aman sucesivamente dependiendo de quién les mire.

El pasado fin de semana Barak perdía a los bolos. El analista político que redactó la nota para la televisión (no hay más que una, independientemente de la invocación a la que te refieras) dedujo sabiamente que eso era un signo inequívoco de que está muy lejos de compadrear con la clase trabajadora blanca, y que ya te vale Barak, la fama de elitista que tienes… ¡a dónde vas así, por Dios… de candidato demócrata!

Por el contrario, qué maravilloso espectáculo el de Hillary, haciendo barra y dándole al drinking, cerveza va, chupito viene… y lo bien que se lleva con el populacho barriobajero de Indiana. Y es que se le nota que el abuelo le enseñó a disparar armas cuando veraneaban por aquí… todo se pega. No es muy demócrata defender la libertad de portar y usar armas en defensa propia, pero es muy de aquí, y un voto es un voto.
(No se pierdan esta interpretación del momentazo Hill-Bill que se podría resumir así: Lindsey kills Shyamalan shoots Agnes screws Dad judges Hillary vomits on high school basketball coach disowns Obama marries Lindsey, the end.).

¿Para cuándo unas primarias en España?¿Para cuándo lides entre pares del mismo partido? ¿a ver quién es más de aquí de toda la vida?

Daría un juego…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s