El pobrólogo

El viernes vino un pobrólogo al Instituto Juan de Mariana. José María Larrú es un economista dedicado a estudiar cómo disminuir la pobreza. Su conferencia se centró en analizar si la ayuda al desarrollo reduce la pobreza. Respuesta clara:NO.

Pero el argumento de José María para poner de manifiesto la dificultad del estudio es muy interesante: está mal formulada la pregunta. Se trata de dos inconmensurables, pobreza y ayuda. Sorprendente ¿no?

Contar pobres no es cualquier tarea. La diferencia entre unas estimaciones y otras es de ¡255 millones de pobres! Los modelos macro no funcionan, no hay consenso metodológico (para que luego me digan lo que me dicen quienes me lo dicen…). La pobreza es multidimensional, además del aspecto económico hay que tener en cuenta otros como el político, el sociocultural, la vulnerabilidad. Inconmensurable.

Pero la ayuda de los países ricos tampoco es fácil de medir: somos tramposos, tenemos intereses creados (políticos y económicos), nos dejamos llevar por las modas… una monada, oiga.

Así que se dan paradojas como que en Ruanda mientras que dos tercios del presupuesto de los donantes se dedica al SIDA, seis de cada diez personas muere de paludismo. O que el 40% de la AOD (Ayuda Oficial al Desarrollo) consista en condonación de deuda y cooperación técnica (profesores hablando de lo que no saben a receptores a quienes les interesan otros temas), pero a salud vaya un 5% y a hacer llegar el agua a todos, solamente un 3%.

Y, además, no hay que olvidar que de los países a las personas hay un mundo. Hay quien no quiere ser ayudado, hay quien tiene una idea diferente de lo que es el bienestar, la ayuda genera tranquilidad en la conciencia del donante (aunque sea ineficiente) y también irresponsabilidad en el donado (cree usted una subvención y aparecerán damnificados donde antes no había).

Y, para colmo, la ayuda genera deuda: ¡hay que devolverla!

En resumen, como decía Juan Ramón Rallo: un claro ejemplo de la imposibilidad del cálculo económico. Necesitamos otras formas, otros enfoques, otros paradigmas.

Y menos gobiernos poniéndose medallas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s