Huckleberry Finn y la esclavitud: darwinismo moral

La biología darwinista defiende el pensamiento social conservador, entendiendo por tal, el que considera que el orden social surge del orden espontáneo de los hábitos y los instintos y no es fruto de la planificación. Eso dice Larry Arnhard.

En su último post, analiza la esclavitud como fruto de la costumbre (social learning) tomando a Huckleberry Finn, el personaje de Mark Twain , como ejemplo.

Explica que, en el capítulo 31, Huck se siente culpable por liberar al esclavo Jim, tanto que tiene que hacer el esfuerzo de contrapesar su amistad con Jim, lo buena persona que era, lo bien que lo pasaban juntos, frente la presión de la sociedad que veía con buenos ojos la esclavitud por motivos religiosos. Huck piensa que si transgrede la norma moral tradicional se irá al infierno, y aún así, su juicio moral individual le lleva a liberar a Jim.

Yo habría hecho lo mismo. Y creo que todos los niños que leen esa novela.
Precisamente, Twain consigue que el lector se ponga en el pellejo del muchacho y sienta la presión social, la crueldad e injusticia de la esclavitud y la encrucijada en la que se encuentra Huck.

Arnhart plantea el doble filo de la religión, que es capaz de sacar lo mejor y lo peor de la persona, y también, la importancia de la tradición social en el diseño de la norma moral de cada persona. Y, finalmente, cómo el sentimiento moral individual evoluciona naturalmente y puede prevalecer por encima de la tradición de la “norma” social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s