Lo reconozco: mi padre es franquista

Ese es su delito. Lo sabe el pueblo entero, todo el que le conoce y parte del extranjero. En mi familia no sabemos ocultar lo que pensamos. Yo no soy franquista. También lo sabe todo el mundo, por el mismo motivo. Pero, sinceramente, tal y como me han criado, es un detalle sin importancia dado el afecto y el respeto que nos tenemos.
Los encapuchados que llamaron a su puerta y le insultaron, entre otras lindezas, le gritaron “franquista de mierda”. Esta libertad de pensamiento que ofrece el socialismo…

– Hombre papá, tienes una estatua de Franco* en el patio de la casa, entre jazmines y buganvillas… un poco franquista sí que eres…
– Si ya lo sé… ¿pero de mierda?.

La pareja de civiles que vinieron con tan buenas palabras no hicieron prácticamente nada. También es verdad que solamente hay un cuartel de servicio para un puñado de pueblos, y que las fechas eran delicadas. La desprotección es total… de no ser por el Chin, el alcalde del pueblo. Número dos del Partido Comunista, amigo de mi padre y empresario de la construcción. Se conocieron cuando el Chin era un albañil. Ahora tiene una empresa que construye sin parar no solamente en Jaén, su negocio llega a Valdemoro. Cosas de la iniciativa privada.

-Son forasteros, don J., ya sabe que aquí se le quiere con su estatua. Usted sólo ha hecho bien al pueblo. Estos vienen de La Carolina. Ya los conocemos.

El Chin mandó a los municipales (dos en todo el pueblo, que debe tener unos cuatro mil habitantes) a la zona más conflictiva, el “Santo Cristo”, e hicieron correr la voz de que estábamos esperándoles.

Y era cierto. Los que llamaron a la puerta y colgaron carteles la segunda noche se llevaron un buen susto. Salimos a buscarles cinco personas. Pero la paradoja era la siguiente: coges a un tipo que amenaza a tu padre y ¿qué haces? Si le pones la mano encima, el delito es tuyo. Si amenazas su vida o su integridad (tipo: Como te acerques a mi padre te voy a abrir en canal) o tu amenaza es más fuerte que la suya, lo mismo. Así que solamente cabía un ¡Y tú más! sinceramente insatisfactorio.

Una de las nietas dijo: Eso no pasaría si entre todos los vecinos contratáramos seguridad privada.

¡Estos críos, qué cosas tienen!

NO TENGO PALABRAS SUFICIENTES PARA AGRADECER A TODOS LOS QUE ME HABÉIS MANDADO VUESTRO APOYO. MUCHAS GRACIAS. ESTABA DESCONECTADA.FELIZ AÑO A TODOS Y UN ABRAZO. GRACIAS DE NUEVO.

* ver fotografía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s