Enredo (Soap): Chávez, el rey y la chupi-pandi

Confieso que me parece fatal lo que hizo el rey. Un rey que presume de demócrata, figurón de la Transición, mediador y freno del golpe de Tejero (o de quien fuera)… no manda callar a una persona porque está ofendiendo a un presidente elegido por los españoles. Y menos si quien habla es un presidente elegido (de aquella manera) por los venezolanos. Nadie viene a cuestionar el sistema de bisagras, pactos, alianzas, ventas y compras de favores que no hacen sino minar la credibilidad de los políticos (del gobierno y de la oposición) de nuestra democracia ¿no?.
Si uno cree que están faltando el respeto a España, los españoles o a la democracia, se levanta en silencio y abandona la mesa, seguido por la delegación española, en plan “todos a una”.

Si es intolerable que Chávez, el liberticida, se hinche de orgullo dando la nota en cada reunión internacional y la legitimidad, no de la elección, pero sí del ejercicio de su autoridad, es cuestionable, no os sentéis en la misma mesa, señor, que quien se acuesta con niños, mojado se levanta.

Si es realmente grave el incidente, retiremos el apoyo económico a ese régimen dictatorial. Los españoles no accedimos a la CEE (actual UE) hasta que no acabó la dictadura (ojo, se tuvo que morir de viejo el dictador, que no se nos olvide). ¿Por qué no exigir un mínimo para sentarse a dialogar, como no ser un dictador y un tirano, por ejemplo?

Pero en lugar de eso, de vuelta en España, mientras el rey mantiene el pulso (y ya puestos, hace bien), los partidos políticos de la oposición y del gobierno nos vuelven a recordar que esto es un patio de colegio.

El PP acusa a RodrígueZ de todo lo ocurrido con el mismo tono en que los niños aseguran que la seño les tiene manía. Izquierda Unida acusa al rey del incidente a ver si saca algún voto republicano de la reyerta y el PSOE se cubre de gloria. No solamente “donde dije digo digo diego”, sino que ni se molestan en disimular que, por encima de cualquier ofensa a un presidente elegido por los españoles, por encima de las palabras que suelen vomitar contra los dictadores, por encima de todo, están los intereses económicos y más vale que a Chávez se le pase el cabreo.

Moratinos empieza a controlar los esfínteres una vez que el dictador ha dejado de insultar a diestro y siniestro y de regalarnos lindezas como éstas

“Él (el rey) tuvo suerte, yo no lo oí, pero los que me conocen saben que difícilmente éste que está aquí, se hubiera quedado callado”

“hace 500 años, desde Madrid imperial salió la orden: ¡Que se callen!” -a los indígenas originarios- “y los callaron” pero “cuando les cortaron la garganta(…). Sólo así los callaron. Los descuartizaron, los picaron en pedazos y colocaron sus cabezas en estacas a la entrada de los pueblos, por los caminos. ¡Ese fue el imperio español aquí!”.

¿Llamar a consultas y expresar la indignación oficialmente? No, hombre, no… qué exageración.

¿Qué valor puede tener ahora la defensa del respeto democrático de RodrígueZ? ¿Qué sentido pueden tener sus palabras? Ninguno: ya se ha encargado de vaciarlas de contenido y demostrarnos lo poco que le importa. Una vergüenza.

Finalmente, incluso si creo que hizo mal, el único que está comportándose con algo de coherencia… ¡es el rey!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s