Campillo de Ranas, bodas de colores

Sí. Estuve en una boda civil este fin de semana. Aquí, en Campillo de Ranas, el sitio de las bodas gays. No era una boda gay. Pero el tema es otro. El tema es que cuando llegamos al ayuntamiento ondeaban a la derecha las banderas del ayuntamiento y de la comunidad autónoma, y a la izquierda, junto al retrato del gay, perdón, del rey… la bandera rey, perdón gay.

El alcalde, Paco Maroto, es un tipo amable y campechano que casó a mis amigos en polo azul por fuera del pantalón y vaqueros, tan campechano. Todo bien informal. Mis amigos estaban un poco molestos. Pero es que no saben que el lema del pueblo es “vive y deja vivir”.

Paco me dijo que la gente del pueblo no es gay, en general, pero que ese ayuntamiento fue el primero en decir que casaban homosexuales después del escandalazo del anterior juez de paz, que se negó a casar a dos hombres y dimitió. Bueno, a mi me parece consecuente, tan consecuente como Paco, quien no tiene problema en casar a todos los gays de la tierra y él no pasa por el aro, y sigue conviviendo con su pareja hace muchos años. Una cosa no quita la otra, oiga. Aún así se ha difundido la fama de Campillo de Ranas y han hecho hasta un documental: Campillo, sí quiero.

Él me dijo que gracias a eso habían abierto toda una línea de negocio entre las cinco vecindades del ayuntamiento: casas rurales perfectamente acondicionadas (caras, eso sí), agencias de actividades al aire libre, senderismo y juegos, restaurantes para celebrar tan importante evento… hasta tienen perfectamente conservada la arquitectura de las casas, la típica arquitectura negra de pizarra. Eso sí, en medio de la boda nos contó que, al ser un pueblo pobre, no tienen recogida de basura, y nos pidió que cuidáramos el pueblo, que no causáramos desperfectos. La familia de los novios, de gala, tacones, y demás, se quedó un poco perpleja, la verdad. No parecíamos unos hooligans… aunque nunca se sabe.

Lo que no termino de entender es la ambivalencia de molestarse cuando se le asocia con las bodas gays, pero poner la bandera gay en un ayuntamiento no mayoritariamente gay, eso sí, en boca de Paco con “gente muy tolerante”. ¿A lo mejor busca ampliar la oferta porque se le queda corta la demanda gay para poner el servicio de basuras?

Como ha salido un reportaje en El País y luego me llaman indocumentada, traigo prueba gráfica. Hacía un calor como para desmayarse. El de la barba es mi amigo Valea de Una Palabra Tuya, y el otro personaje no quiere que se desvele su identidad, pero es INTEligente y LIBre. O eso dice él.

Fuentes:
Dimisión del juez de paz: 20 Minutos (15/03/2006).
Reportaje: El País
Documental Campillo, sí quiero (en las fotos, el de la crestita es el alcalde).

Anuncios

8 thoughts on “Campillo de Ranas, bodas de colores

  1. A mí lo que de verdad me descompone es eso de que haya que gastarse una pasta en invitar al primo del tío del cuñao, y luego en un vestido que no te vas a poner en tu vida más. De modo que la gente no se puede casar porque no tiene dinero y luego van y se lo gastan así tan absurdamente, en un día, que al final lo que estás deseando es que se acabe cuanto antes. Si yo alguna vez me casara –cosa harto improbable… y que haría si y sólo si fuese a tener un hijo- allí desde luego iba a estar la familia directa (padres y hermanos, con sus respectivos) y pare usted de contar. Y si hay que derrochar algo, que sea en un viaje o algo así que vayan a disfrutar sólo los novios, que para eso son los que se están casando. Pero esto de los banquetes porque sí, de cara a la galería, me mata.Pero, en fin, allá cada cual. Sólo espero que toda esa línea de nergocio turístico-residencial y de restauracion relacionada con las bodas no la sufrague el contribuynte, que sería el colmo.

  2. Con usted uno se casaría por lo criminal si hiciera falta. Ni reyes ni banderas, sí señora!!!Eso sí, siempre un bote de colirio a mano, que nunca se sabe. Viva la apicultura.

  3. Hombre, anónimo… no cantarás flamenquito en la intimidad? :PMónica… no HAY QUE, solo tienes que negarte a que tu boda sea un circo, si no te gusta. Se de alguna que se casó con un vestido normal, que se puso mil veces más y no pasó nada.Paco está nadando en mails atrasados. Pero ha prometido empezar ya mismo. Ya le dije: "¡Hijo, Paco… que tu pueblo espera!" :))Ya sabes cómo es… le encanta que le rueguen.

  4. ¡Qué grande, Meriguan! Un espectáculo, oiga. Aunque lo mejor fue cuando el alcalde dijo que por ley, porque el estado lo ordena y manda (sí, lo comentas en el otro post) se han de guardar fidelidad el uno al otro.Menos mal que nuestro estado vela por todos nosotros… sino moriríamos en el intento.Por cierto, que la foto quedó de traca, ¿eh? Impresionante el cuadro del "guey" junto a la multicolor. Sólo faltaba el de la "gueina" XD

  5. A estas alturas del juego, querida, me da que mi reputación más bajo no podría caer… La de Angelote quizá sí, que en unos meses será padre de una criatura… ;-P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s