Policía de día, prostituto de noche…

Cuando el policía de incógnito que se hizo pasar por cliente se dio cuenta de que el detenido era también un policía (a tiempo parcial) no podía creerlo.
Pero así era… Levi Gibbon, de cuarenta años, era escort, y estaba dispuesto a hacerle un favorcito por 200 dólares. (Nada barato, oiga…)

Como dice Classically Liberal, el sexo es legal, el dinero también, pero la mezcla no.

¿Contra quién atentaba Levi? Contra nadie. No hacía daño a nadie, solo ofrecía un servicio de manera voluntaria. Sus compañeros le apreciaban, y se quedaron de piedra. ¿Qué esperaban? ¿Un facineroso? ¿Y resulta que el chico era buena gente y además cobraba por ofrecer servicios sexuales? Y todos escandalizados, claro.

Resulta que merece más la pena organizar una trampa para pillar escorts, y acabar con la prostitución menos escandalosa antes que dedicarlo a atrapar a los “malos” de verdad. A los que atentan contra la vida y la propiedad…

Anuncios

2 thoughts on “Policía de día, prostituto de noche…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s