En el nombre del padre… o de la madre

Los nombres antiguamente servían para identificarte dentro del grupo, mediante prefijos, sufijos, terminaciones o cualquier invento se sabía que eras hijo o hija de Fulanito, el de tal pueblo. Ahora no. Ahora es un verdadero problema. Pero ya sabemos que todo problema tiene una solución: la regulación.

En este país, por muy pedante que sea uno o que pretenda ser, todos nos hemos reído del Quebincosnedejesú de los Morancos, la Yesi, er Yonatan… y esas cosas… Yo ya no me río, porque ciertamente ha cambiado la costumbre, y cuando uno pasa lista, además de Carlos Hugo, Pablo César y Victoria Eugenia, te encuentras con muchas Jessica, Vanesa, Apolonia… (los muchachos suelen ser más moderados, excepto cuando toca nombre vasco). La cosa no es tan grave, y menos ahora que tenemos alumnos Erasmus de toda Europa… me las apaño.

Pero, una noticia del Washington Times de hoy me deja con los ojos a cuadros.

Unos señores chinos han decidido llamar a su retoño “@”, que en inglés se dice “at” y ese sonido en mandarín suena a algo que significa “love him“. Bien es verdad que aunque la explicación es un tanto farragosa, es su niño, oiga… no sé si lo lograron.
Pero a quien sí le han negado el derecho a llamar a su hijo “4real“, que viene a significar “de veras“, es a los Wheaton de Nueva Zelanda. La pareja, en revancha le han puesto “Supermán“.

Y a partir de ahí, el artículo despliega una serie de nombres que los artistas y sucedáneos eligen para sus críos. Vale, es ridículo desde mi punto de vista que mi admirado Frank Zappa le ponga a su hija Diva Thin Muffin Pigeon .
Vale que es increíble que el Golden Palace le haya pagado a una pareja para poner a su vástago el nombre de su página web, es decir Golden Palace Dot Com.

Pero ¿y a mí qué? ¿y al Estado, qué?¿y al del Registro, qué? Pues sepan que en Dinamarca hay una lista de 7.000 nombres permitidos, ni uno más. Y en países como Suecia, México o Francia, el tema está regulado, es decir, se censuran nombres. Democráticos países paraísos de la libertad individual…

Tenía más sentido que solamente se pusieran nombres religiosos en un país declaradamente católico en el que Franco iba bajo palio junto con la autoridad eclesiástica. María Ascensión del Señor Florinda, Manuel Nicolás del Perpetuo Socorro, Joaquín María Bruno de Todos los Santos… ¿Qué les parece?

¿No es igual de faena que llamarse Bollitodepapá pero por motivos religiosos?

Anuncios

One thought on “En el nombre del padre… o de la madre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s