El mar no es imposible

Imagina que conoces a una persona que nunca haya visto el mar ni en fotografías ¿Cómo explicarle qué es? Una masa de agua salada que cubre partes de la superficie terrestre. ¿Como un río grande? Bueno, no exactamente… ¿Hay árboles a los lados? No, no… hay arena o roca, y no hay “lados” exactamente, se extiende desde la orilla hasta perderse en el horizonte. ¿Pero cómo es exactamente? No puedo decírtelo con tanto detalle.
Sería lógico que esa persona concluyera que el mar no puede existir, es imposible. Cuando en realidad sólo es inimaginable. Al menos para ella.

¿Cómo es una sociedad libre? Una en la que ninguna persona o institución te coaccione e impere el respeto por la vida y la propiedad de cada cual. ¿Como una sociedad medieval con grandes propietarios? Bueno, no exactamente… ¿Habría ejército o Tribunal Constitucional? No, no… habrá instituciones privadas, asociaciones libres de individuos, la organización será diferente ¿Cómo será exactamente? No puedo decírtelo con tanto detalle.
Es lógico que muchas personas concluyan que la sociedad plenamente libre no puede existir, es imposible. Cuando en realidad sólo es inimaginable. Al menos para ellos.

Esta falta de imaginación no es un problema imputable a nadie, es el resultado de muchos años viviendo como súbditos, más que como ciudadanos libres.

¿Qué pensarían en 1930 sobre la idea de viajar a la Luna? Solamente era una novela de ciencia-ficción al alcance de la imaginación de Julio Verne.
¿Cómo se plantearía un albañil de Leningrado en 1980 la transición del sistema soviético a la economía de mercado en una nueva San Petersburgo? No se lo planteaba, tal vez soñaría con ello, pero nunca pensaría que era posible. Era una utopía. Pero sucedió.

¿Solamente tenemos que defender aquello que somos capaces de imaginar? ¿Cuántos esclavos soñaban con la libertad como posibilidad? Después de varias generaciones la solución adaptativa aseguraba la perpetuación de los genes. Y ahora la cosa no cambia. Plantearse un sistema diferente al que hay aterra a la mayoría incluso si todos sabemos que la cosa no marcha, que nos roban, que el sistema está corrupto. Es mucho más sencillo hacer como los esclavos y enfocar la atención a que tenemos cubiertas las necesidades, a que el señor que nos da latigazos lo hace porque le fallamos y que además nos protege de los demás señores. Solo que en lugar de esclavos hemos evolucionado y ahora somos súbditos. En realidad no estamos tan mal, y menos si pensamos en dónde estábamos hace cuatrocientos años. ¿No?

Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, dice el refrán. Pero sin individuos libres conscientes y dispuestos a cuestionar el modelo de sociedad, de aportar ideas, de intentar ponerlas en la práctica, incluso sabiendo que de momento es inimaginable para la mayoría, no habríamos avanzado.

La sociedad libre es posible incluso si no es fácil de imaginar todo de una vez. Como el mar.

Anuncios

7 thoughts on “El mar no es imposible

  1. Bonita metáfora esa del mar para describir el ideal de una sociedad libre. Y acertada.En algunos casos lo que se da no es imposibilidad de abarcar con la mente el alcance de esa explosión de libertad sino miedo a perder prebendas, influencia o poder. Otros son sencillamente enemigos de la libertad.Por cierto, ¿Mary White=María Blanco del Juan de Mariana?

  2. Mery, somos capaces de explicar cómo son los unicornios sin haberlos visto… Aunque un servidor coincide contigo -lo sabes de sobra- en muchísimos de los puntos que defiendes, no llega a compartir esta especie de anarcoliberalismo que planteas.Creo que el estado ha de existir y ocuparse de unos mínimos irrenunciables (al menos irrenunciables para mí): educación y sanidad para todos, justicia y defensa de vidas y bienes. Y punto pelota.¿Podría ser compatible con tu planteamiento o sigo siendo un miedoso enajenado? ;-P

  3. Libertas: premio para el caballero. Soy yo. ¿Nos conocemos? No tenía intención de ocultarme. Son tantos los que me conocen como María que como Mary (o Mery) White.Y si lees a Valea (Roberto) tienes el ejemplo de buena gente que imagina un unicornio pero no el mar :)Roberto, no serás tan miedoso como yo nunca, así que tranquilo. Pero yo huyo de los "juansinmiedo", son muy peligrosos, no son valientes, tienen una disfunción cerebral. Un unicornio es una composición de dos conceptos que sí podemos tocar: caballo, cuerno. La respuesta que no imaginas (aún) es la que contesta a las preguntas ¿cómo será coger el bus en una sociedad plenamente libre?¿ir a la pelu?¿tomarme una caña?¿cómo será mi curro?¿comprarme un CD?Cuando dices "no habrá impuestos" uno se imagina que no te retienen en la nómina, que no hay IVA y que no pagas a mitad de año el IRPF. Te cuesta entender qué aumento de nivel de vida representa para ti, imagina si cuesta pensarlo para una persona más pobre que tu. Podemos imaginar cosas pequeñitas (no hay límite legal para descuentos en libros), pero cuestiones más gordas (justicia, ejército…)son más peliagudas. Pero no es imposible, solo inimaginable.Y luego otra cosa. Yo también quiero lo mejor para todos, un mundo feliz, educación para todos, y los abuelos cuidados, que ya se lo merecen ¿no? Pero delegar en el Estado es un suicidio. Y creo que para conseguirlo, vamos a tener que hacerlo cada cual, por fortuna, porque estoy segura de que la señora que no llega a fin de mes sabe mejor que yo, qué necesita y cuándo. Y creo que debería ser libre para decidir cómo va a conseguirlo. Creo que la única manera es con la mínima participación del Estado, que dedica los impuestos a afianzar su poder, lo que es normal, si lo piensas bien.

  4. Hombre conocernos, conocernos no.He estado últimamente en un par de charlas del Juan de Mariana y te he visto por allí.Antes por motivos de horarios no podía pero a partir de ahora si que me veréis en algunas más.Lo dicho, encantado de leerte y ya nos veremos.

  5. Curiosamente el ''unicornio" no es necesariamente un caballo con cuerno, esa es una interpretación relativamente reciente. El Unicornio es, como dice Mary, indescriptible.Por otra parte: Mary, ya veo que finalmente te has quedado sin excusas 😉

  6. Mary, estoy de acuerdo con lo que dices. Pero hay otro motivo por el que una sociedad libre es inimaginable: porque aún no existe. No es una cosa estática, sino que se construye. Las personas que vivimos en un contexto estatal no podemos "imaginar" la sociedad libre simplemente porque sólo podemos ser empresarios -construirla- cuando los incentivos y la propiedad privada sean reales y no se pierda y distorsione información sobre las demandas reales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s